Viaje a la luna. 5 películas de viajes que tienes que ver

Desde siempre, el viaje ha sido nuestra forma de escapar. Ya fuera en nuestros torpes primeros pasos en el planeta para huir de grandes depredadores y del hambre, como en las grandes zancadas, más próximas a nuestro tiempo, en las que el viaje significa algo más espiritual, algo que nos permite evadirnos de nuestra vida por un instante. Nos da acceso a ser otras personas, a conocer otros mundos, a volar por encima de nosotros mismos. Y de eso es de lo que vamos a hablar hoy, de 5 películas que han marcado la historia de los viajes, sean estos terrestres o no.

1. Viaje a la luna – George Meliès (1902)

Yo antes era gondolero

No es un secreto la obsesión que la humanidad ha tenido siempre por alcanzar la luna. La luna se convirtió en ese objeto de deseo inalcanzable, inabarcable. Es innumerable la cantidad de veces que la luna se ha utilizado en poemas, películas, canciones…Pero aquí tenemos una muestra insuperable. Si bien es cierto que la proyección animada fue un invento de los Lumiere, Meliès fue el que de verdad creó el cine tal y como lo conocemos. Creó una película de entretenimiento, algo que no tenía ninguna otra finalidad que la risa o la admiración del espectador. Poco lo importó la veracidad de los hechos que la película contaba, ni falta que hacía. Meliès consiguió algo que muy pocos hubieran pensado: hacer que una persona se quedará boquiabierta durante 14 minutos sin moverse de su asiento.

El viaje que se nos muestra no es sólo el del astronauta que llega a la luna, es también el viaje de toda la humanidad hacia un progreso del que Meliès desconfiaba.

2. Amanecer – F.W. Murnau (1927)

original

El título de esta película es de los más acertado que he visto: Amanecer, canción de dos humanos. Porque en esta película Murnau no pretende que hagamos un viaje por los paisajes a los que nos tenía acostumbrados: el del miedo, lo macabro, lo siniestro. Esto es todo lo contrario, porque Amanecer nos muestra cómo el amor puede ser la luz que nos haga salir de las tinieblas. Y de cómo un simple paseo por la ciudad significa mucho más que todo el oro del mundo. Y de cómo el hecho de hacerse una foto simbolice la inmortalidad de un amor infinito.

Vemos un viaje desde el arrepentimiento hacia la salvación, en el que el ocio por la ciudad representa el vínculo que se va creando entre estas dos personas que ya no podrán vivir sin el otro.

3. Up – Pete Docter, Bob Peterson (2009)

66ème Festival de Venise (Mostra)

Un abuelo solitario y cascarrabias emprende un viaje de miles de kilómetros en la casa en la que ha vivido toda su vida, siendo esta reflotada por cientos de globos. A priori la historia podría resultar extraña, pero ya sabemos que los estudios Pixar tienen un don para tocarnos donde más nos duele. Y es que este viaje que nos enseñan no es más que el nosotros realizamos durante toda la vida: la búsqueda de la razón para vivir. Para este hombre, esa respuesta era ella. Y sin ella, lo único que le quedaba era realizar su último sueño, aquello que lo haría sentirse más cerca del amor de su vida.

Lo que este adorable ancianito no sabía es que lo que él consideraba un fin último para conseguir lo que deseaba se convertiría en realidad en un medio que le haría alcanzar su propósito de manera distinta. Como la vida misma.

4. Midnight in Paris – Woody Allen (2011)

6060613944_8b89574ebc_b

A todos nos gustaría viajar al pasado. El pasado alberga oportunidades perdidas, decisiones que creemos erróneas…En definitiva, alberga todo aquello que no nos gusta de nuestro presente y que querríamos cambiar. Y ese es el viaje en el que se embarca el protagonista de esta magnífica película de Woody Allen, en la que su protagonista es un escritor obsesionado por una época pasada y por sus grandes escritores. Creyendo que todo tiempo pasado fue mejor, consigue llegar a ese tiempo que el creía excepcional.

Un viaje que nos transporta a nuestro pasado, haciéndonos ver que en realidad el único pasado por el que debemos luchar es nuestro futuro.

5. El árbol de la vida – Terrence Malick (2011)

TreeBlue

Esta película no podía faltar. El viaje más fundamental de toda la humanidad: el viaje de la existencia, el viaje por la búsqueda interminable del sentido de la vida. Malick construye una película poco convencional, realizada a través de imágenes sueltas, como un collage audiovisual para intentar mostrar qué es ser. Qué es el increíble viaje que se ha producido durante millones de años a través de un universo infinito para llegar a nosotros. Para transformarse en cada uno de nuestros cuerpos y nuestras mentes. Para intentar explicar qué es el viaje que comienza tras la vida. Y para que intentemos ver qué poco importan las cosas materiales si lo miramos con la óptica de una existencia tan pequeña como un punto en el espacio.

El gran viaje que a todos nos toca hacer y que seguiremos haciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s